El Pacto de Teodomiro. Año 713 d.C. El arte de la Guerra

El famoso Tratado de Teodomiro fue firmado en abril del año 713 por el visigodo Teodomiro y Abd al-‘Azīz Ibn Mūsā, hijo del conquistador Mūsā y recoge las condiciones de capitulación del territorio llamado Tudmir que comprendía siete ciudades en el sudeste de España: Uryula [Orihuela], Baltana, Laqant [Alicante], Mula, Villena, Lurqa [Lorca] y Ello.

«En el Nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso. Edicto de ‘Abd al-‘Aziz ibn Musa ibn Nusair a Tudmir ibn Abdush [Teodomiro, hijo de los godos]. Este último obtiene la paz y recibe la promesa, bajo la garantía de Dios y su profeta, de que su situación y la de su pueblo no se alterará; de que sus súbditos no serán muertos, ni hechos prisioneros, ni separados de sus esposas e hijos; de que no se les impedirá la práctica de su religión, y de que sus iglesias no serán quemadas ni desposeídas de los objetos de culto que hay en ellas; todo ello mientras satisfaga las obligaciones que le imponemos. Se le concede la paz con la entrega de las siguientes ciudades: Uryula [Orihuela], Baltana, Laqant [Alicante], Mula, Villena, Lurqa [Lorca] y Ello. Además, no debe dar asilo a nadie que huya de nosotros o sea nuestro enemigo; ni producir daño a nadie que huya de nosotros o sea nuestro enemigo; ni producir daño a nadie que goce de nuestra amnistía; ni ocultar ninguna información sobre nuestros enemigos que pueda llegar a su conocimiento. Él y sus súbditos pagarán un tributo anual, cada persona, de un dinar en metálico, cuatro medidas de trigo, cebada, zumo de uva y vinagre, dos de miel y dos de aceite de oliva; para los siervos, solo una medida. Dado en el mes de Rayab, año 94 de la Hégira [713]. Como testigos, ‘Uthman ibn Abi ‘Abda, Habib ibn Abi ‘Ubaida, Idrís ibn Maisara y Abu l-Qasim al-Mazali» (ver. Al-dabbī)

pacto-tudmir-escorial
El Pacto de Tudmīr versión al-Ḍabbī,  Manuscrito conservado en el  Monasterio del Escorial

Se conocen diversas versiones del Pacto de Teodomiro: la más antigua del geógrafo almeriense al-Uḏrī (1085),  las de al-Ḍabbī ( c. 1200); al-Garnāṭī (1248-1359); al-Ḥimyarī (s. xvi-xv)

Cantigas de Santa María  Alfonso X Castillo de Chincoya Jaen. S. XIII

Es un tipo de pacto que respeta los derechos de los cristianos y judíos (gentes del Libro). Contempla cierta autonomía mientras se pague el tributo (yizya) y se respete al  musulmán quedando en situación de protegidos aliados siendo llamados dimmíes. De este modo, los cristianos mantendrían sus derechos personales y reales, su religión y sus propias normas o costumbres no contrarias al Islam.

Pacto_de_Teodomiro

Las capitulaciones o pactos se realizaron siguiendo el prototipo del que se firmó después de la toma de Jerusalén por los árabes en febrero del año 638, (el llamado pacto de Omar), redactado en estos términos:

«En nombre de Dios, grande y misericordioso. Este es el tratado entre los cristianos de Jerusalén y Omar ibn al-Qattab. Cuando vinisteis en contra nuestra os pedimos vuestra protección para nosotros, nuestras familias, nuestras propiedades y la de nuestros correligionarios; e hicimos esta estipulación con vosotros por la que nos comprometimos a no construir ni en la ciudad ni en su suburbio nuevos monasterios, iglesias, conventos o eremitorios; no se restaurarán los que estén en ruina, ni los que se encuentran en barrios musulmanes de la ciudad; no se prohibirá a los musulmanes ni de día ni de noche entrar en nuestras iglesias, se abrirán sus puertas a los viajeros y a los que van de paso; se acogerá al musulmán que va de camino en nuestra casa dándole hospitalidad por tres noches, no habrá espías en nuestras iglesias ni en nuestras casas como tampoco se ocultará en ellas a ningún enemigo de ellos, no se enseñará el Corán a nuestros hijos, no se hará proselitismo de la religión cristiana, ni se pondrá obstáculos a la libre conversión al Islam, se respetará a los musulmanes, y en las reuniones se les cederá el puesto, no se imitarán sus vestidos ni calzado, no se utilizará su modo de hablar, ni sus apellidos, no subiremos a caballo ni usaremos espada ni armas; no se llevarán inscripciones árabes en los anillos, ni se venderá vino, nos afeitaremos la cara y conservaremos en lo posible nuestro modo de vestir, usaremos cinturones en la cintura; no se pondrá la cruz sobre nuestras iglesias, ni se exhibirán en lugares públicos musulmanes ni las cruces ni los libros sagrados, se tocarán las campanas de las iglesias sin alboroto; no se recitarán las preces en alta voz en presencia de un musulmán, ni se llevarán en las procesiones ramos de palma o imágenes, ni se celebrarán funerales con clamor y candelas encendidas en las calles de los musulmanes ni en el mercado; no se poseerán esclavos ya tenidos por los musulmanes, ni se esconderá en la propia casa ni se golpeará a ningún musulmán. Prometemos guardar todo esto en nombre de nuestros correligionarios, pidiéndoos recibir en cambio vuestra protección y si violásemos alguna de las condiciones apuntadas, perderemos vuestra protección y quedaréis libres para tratarnos como enemigos y rebeldes» Uned. Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, H. a Medieval, t. 20, 2007, págs. 163-181 Paulina Lopez Pita

conquista árabe España
conquista árabe España. Wikipedia

¿Pero cómo consiguió ese Pacto el rey Teodomiro en plena conquista árabe de la Península? Cuentan las fuentes árabes que el cristiano Tudmir viéndose vencido por los musulmanes en el campo de Murcia huyó hacia Orihuela buscando el refugio del Segura y su montaña planeando una estratagema: ante la falta de soldados, ordenó que todas las mujeres de la ciudad subiesen al castillo y a sus murallas vestidas como soldados con el pelo anudado hacia su boca como en forma de barba. Además, usaron palos y cañas del río Segura a modo de lanzas. Cuando llegó a puertas de la ciudad  Abd al-Aziz, hijo de Muza, de lejos, creyó enfrentarse a un enorme ejército. Así, el cristiano Tudmir  se dirigió como emisario al campamento árabe para encontrar una salida al enfrentamiento y Aziz ante lo que preveía como un largo asedio consintió la firma del armisticio. El árabe al cruzar la muralla de la ciudad fue cuando se percató del engaño pero mantuvo su acuerdo conforme así tiene fijado El Corán:

El cumplimiento de los pactos es inviolableEl Corán, Sura 9, 4 sobre El arrepentimiento: [Esta proclama es para todos los idólatras] Excepto para aquellos que no quebrantaron los pactos que habéis celebrado con ellos ni apoyaron a nadie contra vosotros. Respetad pues, el pacto convenido con ellos hasta su plazo acordado. Ciertamente Allah ama a los piadosos.

cantiga181 006

La leyenda de JIMENA BLÁZQUEZ y la ciudad de AVILA

Curiosamente, una leyenda similar a la de las mujeres apostadas en la muralla cuentan en Ávila respecto a la invasión árabeEs la leyenda del siglo XII de JIMENA BLÁZQUEZ quien fue nombrada gobernadora de la ciudad al partir su marido  junto a la mayoría de hombres de la ciudad hacia el puerto de Menga para combatir a los árabes quienes engañando a los cristianos pretendían asediar por sorpresa la ciudad de Ávila. Al percatarse Jimena de los movimientos de los musulmanes, ésta reunió a todas las mujeres, ancianos y niños  de la ciudad para que éstos se vistiesen con ropa y armas  de guerreros, disponiéndose en las zonas  visibles de la muralla con antorchas, gritando y tocando las trompetas de guerra. Ante la circunstancia de que Ávila se encontrase bien defendida, los árabes no intentaron el asedio marchándose.

Este episodio, como el de Teodomiro simulando un ejército,  según el arabista holandés Reinhart Pieter Anne Dozy , está inspirado en la vida de Mahoma con base en lo ocurrido en la ciudad de Hadjr sitiada por Jalid y en sus pactos con judíos.

Jimena Blázquez Avila
La leyenda Jimena Blázquez en Avila
cantiga181 005

«La victoria completa se produce cuando el ejército no lucha, la ciudad no es asediada, la destrucción no se prolonga durante mucho tiempo, y en cada caso el enemigo es vencido por el empleo de la estrategia»

El arte de la Guerra escrito por Sun Tzu siglo IV a. C
Castillo de Orihuela
Castillo de Orihuela

Más información y fuentes:

El tratado de Teodomiro en su contexto histórico y paleográfico. Francisco Franco-Sánchez. Universidad de Alicante

¿La Primera ”Autonomía” Histórica?

Leyenda de Ximena Blázquez

Libros recomendados: